Tres cosas divertidas que puedes hacer con niños

Rich Harding
Una de las cosas más importantes de ser un padre es aprender a conectarnos con nuestros niños para demostrar el amor que tenemos por ellos. Muchos problemas se originan en la falta de paternidad que tienen nuestros niños (también es cierto con la maternidad, pero hay muchas menos madres abandonando o ignorando a sus hijos que padres). Esto ha creado un gran problema en la vida de pequeños niños alrededor del mundo, ya que pierden el principal modelo masculino de sus vidas.
¿Así que cómo te puedes conectar con tus niños? Depende mucho del temperamento de tu hijo, pero acá hay tres cosas que les encantan a mis niños:
1. Pelea de espadas
Sí, estoy seguro de que si usas esta idea, habrá algunas objeciones del contingente femenino de la familia, objeciones que posiblemente están bien fundamentadas… estos juegos casi siempre terminan en lágrimas, ¡¡pero vale la pena!!
La clave para esta actividad comienza con el proceso de compra. Lleva a tus hijos a una tienda de juguetes y deja que escojan una espada para ellos y que te ayuden a escoger una a para ti. Acá hay un consejo: intenta llevarlos a la zona de espadas de espuma y lejos de las de plástico duro, así mantienes el daño y las lágrimas al mínimo. El resto es muy sencillo: ayuda a tu hijo con su creatividad para pensar una historia para el juego.
2. Construcción
A los niños les encanta construir y no necesitas muchas cosas: algunas cajas de cartón que se pueden conseguir en un supermercado y unos sujetacables. Luego deja volar tu imaginación. Que los niños te ayuden a escoger lo que van a construir y luego que te ayuden a construirlo, ¡entre más grande, mejor! Esta es una gran oportunidad para enseñar algunas habilidades prácticas a tus hijos como usar un cuchillo y un sujetacables en un ambiente controlado, ¡incluso puedes aprender a hacerlo tú!
3. Bailar
Te escucho decir: “¿Acabas de decir bailar?” Sí, eso dije. Esto es más para niños menores de 5. Lo que sucede es esto: los niños saben bailar y deberían hacerlo (pero no como niñas). Seré honesto: soy pésimo para bailar. Los británicos tenemos la fama de ser torpes cuando bailamos y yo no soy la excepción.
Pero a mis hijos les encanta simplemente poner algo de música y volverse locos. Es una gran manera de liberar energía y una oportunidad de incluir a mamá en la diversión. Aprenden a comportarse como chicos en esas situaciones y ver el lado divertido de papá. Les encantará que papá no les está diciendo qué no hacer y siendo serio todo el tiempo. A veces los niños crecen y deja de gustarles. Eso está bien, pero es muy divertido mientras dura (y no se necesitan muchos recursos). Nosotros hacemos esto como una vez a la semana. Creo que veré cuánto tiempo dura hasta que los niños se comiencen a sentir avergonzados.
(Todavía faltan algunos meses para que mi hija nazca, pero estoy seguro de que esto también funcionaría con niñas. Supongo que serán menos golpes en la cabeza y más giros, pero seguirá siendo una gran oportunidad de mostrar ese amor por tus hijos).