Obediencia o sacrificio: un mensaje para papás

Rich Harding
“¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros. Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la palabra de Jehová, él también te ha desechado para que no seas rey”. (1 Samuel 15:22-23)

Este es un gran mensaje para todos los miembros de la familia, pero es especialmente importante para los papás. En su libro “Esposos y Padres”, Derek Prince describe varios roles que tiene el papá al interior de su familia, uno de ellos es ser rey.

En este pasaje vemos cómo el rey Saúl es desechado por su desobediencia. Él estaba convencido de que mientras ofreciera los sacrificios requeridos, todo estaría bien. Pero Dios lo desechó categóricamente por pensar así diciendo claramente: “El obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros”.

A causa de su error y de sus acciones, Dios desechó a Saúl como rey. Hay muchos padres que han perdido su posición como rey en su familia por esta misma situación. Creen que mientras hagan las cosas “requeridas” por su religión como ir a la iglesia, dar el diezmo y ayudar un poco, todo estará bien, ¡pero Dios rechaza esto! Él dice que hay dos cosas que debemos hacer como papás:

 

1. Obedecer

Nuestro primer llamado es a obedecer. Para mantener nuestra posición de reyes como padres, tenemos que aprender a obedecer. ¿Qué debemos obedecer? Samuel dijo a Saúl: “Por cuanto tú desechaste la palabra de Jehová…”, y lo compara con el pecado de adivinación. Lo que siempre debemos recibir y obedecer es la Palabra de Dios. Un papá que rechace la Palabra es rechazado por Dios. Y podemos desechar la palabra simplemente nos negamos a hacer el paso 2.

 

2. Escuchar

Nuestro segundo llamado es a escuchar. El libro de Proverbios dice que los sabios obtienen la victoria a través de muchos consejeros. En realidad, si los colocas en orden, este sería el primer paso. Para cumplir nuestra responsabilidad como padres de obedecer la Palabra de Dios, ¡tenemos que haberla escuchado antes! Podemos rechazar la Palabra si nos negamos a escucharla, al no tener esos tiempos de calidad leyendo la Biblia y recibiendo dirección. Otro tip muy útil es que debemos aprender a escuchar no solo a Dios sino también a los demás miembros de la familia. Si quieres ganar el respeto de tu esposa y la confianza de tus hijos, ¡aprende a escucharlos!

No permitas nada que cause que Dios te rechace. Escucha Su Palabra y no la ignores. Después de haberla escuchado, aprende a obedecer la voz, el consejo y los mandamientos de Dios a través de la Palabra- La Biblia contiene todo lo que necesitas para ser el mejor padre, esposo y líder que puedes ser.