Apuntemos al lugar correcto

Luisa Del Rio

Hace algunos años vi el dolor de una familia cristiana cuando su hijita de 15 años quedó embarazada. Sentían que habían fracasado como padres y el futuro parecía incierto. Tristemente, algunas decisiones que tomaron sobre su hija propiciaron esta situación.

 

Les parecía que  la iglesia “programaba” muchas actividades para ella y no tenían tiempo para llevarla y traerla. Vieron que su niña tenía aptitudes para el modelaje y la inscribieron en una academia. Allí, su círculo de amigos y las personas de influencia cambiaron completamente. Lanzaron la flecha hacia lugar equivocado.

 

Si bien Dios restaura, levanta y pude hacer que la situación más adversa obre para bien en nuestros hijos, una decisión puede marcar su destino.  

 

  • APUNTA AL CORAZÓN

La Biblia nos enseña que nuestros hijos son como flechas en manos de un guerrero. Si esas flechas se  lanzan hacia el lugar correcto, ¡Wow! Serán poderosas, fuertes y nada las podrá destruir.

 

Pero antes de lanzarlas debes asegurarte de apuntar al corazón de tus hijos y sembrar en él  el temor y el amor a Dios. Recuerda que si tu hijo es instruido en la Palabra, nunca se apartará del Señor. Dios será la brújula que marcará su destino y le ayudará a tomar las decisiones correctas y a enfrentar los desafíos a lo largo de su vida.

 

  • ESCOGE UN OBJETIVO

 

Debemos pedirle a Dios dirección sobre cómo criar a nuestros hijos y la manera de sacar lo mejor de ellos. Cada hijo es diferente y viene con un propósito divino que debe cumplir.

 

Para poder apuntar a cada uno de ellos hacia el lugar correcto, debemos pedirle al Señor que nos muestre el lugar al cuál quiere llevarlos y también que nos revele sus dones y talentos.

 

Involúcralos en los programas de la iglesia, en las actividades, Encuentros y Campamentos que se organizan para ellos. Allí podrás descubrir habilidades y ayudar a desarrollarlas en medio de un entorno que edifique su vida.  

 

  • APUNTA BIEN

 

Recuerdo cuando estaba buscando unas clases de batería para mi hijo. Él tiene el talento y yo quería escoger el mejor lugar para él. Terminé llevándolo a un lugar muy bueno musicalmente, pero con unos principios y una filosofía de vida completamente diferente a lo que estábamos enseñándole en casa.

 

Tuve que tomar una decisión y cambiarlo de lugar. Su corazón es mucho más importante que unas clases.  

 

Coloca a tus hijos en un ambiente que los motive, que los lleve a ser mejores seres humanos, respetuosos, solidarios y, lo más importante, que afirme su fe. Recuerda: Hacia donde apuntes y lances la flecha, hacia allá llegará tu hijo.

 

Padres, sean espirituales y edifiquen a sus hijos sobre la Roca. La sociedad, los medios de comunicación –el mundo en general– los quieren  absorber.

 

Sean sabios y apunten al lugar correcto. Lleven a sus hijos a ser influencia en el mundo a través del mensaje de Dios sembrado y dando fruto en su corazón.

 

Los hijos que le nacen a un hombre joven
    son como flechas en manos de un guerrero.

Salmos 127:4 (NTV)

 

Con amor…

Luisa Del Río