¡Llegó Pequeños Héroes!

Luisa Del Rio

Ser misionera ha sido una experiencia maravillosa. Llegar a una cultura diferente a la mía, conocer sus costumbres y tradiciones, su manera de hablar, sus necesidades y prepararme para dar lo mejor de mí ha sido todo un reto. Pero el desafío más grande ha sido pastorear los pequeños y aconsejar a sus padres.

 

Los chicos de ahora nacen con un chip diferente, nacen conectados, son directos, no comen entero y todo lo quieren saber.

 

  • HÁBLALES EN SU LENGUAJE

 

A los chicos se les debe hablar claramente y sin rodeos. Preséntales un Dios que se identifica con ellos, que se hace como niño para ganar su corazón.  

 

Gracias a Dios por la Reina Ester y el Guerrero David quienes  llegaron para hacer de nuestra Zona Kids un lugar mejor.

 

Cada clase de Pequeños Héroes  no sólo tiene un gran mensaje. Lo mejor es que están diseñadas para conectar a los chicos de una manera dinámica con la Palabra de Dios.

 

  • LOS NIÑOS APRENDEN  JUGANDO

 

Cuida el tiempo que tu niño pasa frente a las pantallas y en los dispositivos electrónicos.

 

Muchos padres cometen el error de entretener a sus hijos con el celular o poniendo cualquier casa en la tele o en las tablet. ¡Qué peligro! A un click, los niños están al alcance de material con un alto contenido de violencia o pornográfico.

 

Estos dispositivos no pueden remplazar tu tiempo como padre con tu hijo. Tampoco pueden remplazar el tiempo de juego ni de socialización de los niños y muchísimo menos alimentar espiritualmente a nuestros pequeños.  

 

El juego es la oportunidad para conocer a tu hijo y para hablar temas que no tocaríamos en casa. Un partido de fútbol, una salida a caminar, visitar algún museo o  los juegos de mesa son opciones para compartir y aprender con ellos.

 

  • LOS LIMITES PROTEGEN

En mi casa la hora del almuerzo es muy importante. Es el único momento del día en donde nos sentamos los cuatro a la mesa para hablar, compartir y contar nuestras cosas. En esta hora tenemos límites: no contestamos el teléfono, no hay celulares, ni televisión, es un buen tiempo para nosotros y cuidamos que nada nos lo robe.

 

Establece límites en el tiempo que tus niños pasan en estos dispositivos, supervisa los juegos y el contenido que están mirando y no permitas que tus hijos se aíslen y vivan en un mundo virtual alejado de la realidad. Coloca filtros de seguridad al acceso de internet.

 

Una buena opción es suscribirlos al canal de YouTube de Pequeños Héroes y compartir con ellos las historias y actividades que allí se publican.

 

Instruye al niño en su camino,
Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.

Proverbios 22:6 

 

Con amor

 

Luisa Del Río