Los secretos detrás de un episodio de Pequeños Héroes: Pensando como niños

Johana Castro

La mejor descripción que pueden hacer de los creadores de Pequeños Héroes es “son como niños”. Nuestros días transcurren rodeados de libros llenos de dibujos, figuras coleccionables y películas infantiles. Apreciamos la capacidad que tienen los pequeños de transformar realidades y acercarse a todas las personas de una manera personal, ¿quién no ha sucumbido ante la mirada tierna de un bebé o la petición de un dulce por parte de un niño? Sin importar la edad que tengamos, la capacidad que ellos tienen de conquistarnos no varía, así que una parte muy importante de nuestro día se encamina no solo a pensar qué contenido quieren ver los niños, sino también de qué manera podemos comunicarnos de la manera en que ellos lo hacen con todas las generaciones.

 

Nuestro proceso creativo es algo variado, pues podemos encontrar inspiración en pensamientos, sueños, en lo que vemos en un parque o simplemente en una idea que hayamos tenido desde niños. Lo que no cambia es el proceso que tenemos para desarrollar la idea y convertirla en un episodio o en un video de Pequeños Héroes. Lo hacemos en tres pasos –que pueden ayudarte a desarrollar cualquier actividad de una manera creativa, no funciona únicamente para programas animados– 😉

 

  1. Imaginar
    Cuando tenemos una idea, dejamos que nuestra imaginación vuele, no ponemos límites y sin importar lo extrema o extraña que pueda llegar a ser, no la contenemos, porque un niño no lo hace. Para ellos, los automóviles sí vuelan, los perros son de todos los colores del arcoiris y todo eso tiene sentido. No debemos perder nunca la capacidad de imaginar, pues servimos a un Dios creativo, a uno que pudo pensar en todos los colores que conocemos, en todas las especies que aún seguimos descubriendo y mucho más, ¡no le pongas límites a tu imaginación, porque Él no lo hizo!

  1. Imitar
    Una vez tenemos la idea y nos aseguramos de que sea buena, hacemos una video de referencia. Es decir, grabarnos a nosotros mismos haciendo todo lo que habíamos imaginado… por extraño que sea. Así que todo lo que ven en Pequeños Héroes ha sido actuado con anterioridad por un animador, que saca su niño interior y su capacidad de observación para sorprender a la cámara y de esta manera hacer que los movimientos de nuestros personajes sean muy cercanos a la realidad. Este video es la herramienta que utilizamos para crear los gestos, las acciones y los diálogos de nuestros personajes.
    Tal vez estás intentando aprender una técnica nueva o tienes dudas de qué actividades hacer con tus hijos y parte del crecimiento está en la observación. ¡No te limites! Observa, aprende, imita y ¡domina el arte! La práctica hace la perfección y muchas veces esa práctica comienza con la imitación, ¡así hacen los niños! Hay pocas cosas tan graciosas e interesantes como ver a un niño haciendo los mismos gestos que sus padres.

 

 

  1. Crear
    El último paso requiere excelencia, pues no solo debemos crear un contenido perfecto en todo ángulo, sino que en este punto, si no hemos sido rigurosos en las pasos anteriores, tendremos problemas. Dios nos enseña que la creación es perfecta y completa; sin importar cuánto tiempo nos tome, siempre debemos terminar lo que comenzamos y, aunque a veces sintamos que algunos planos o algunos personajes son más difíciles que otros, eso no significa que no tengamos la capacidad de terminar y de hacer algo perfecto, pues nuestro Padre ha puesto Su naturaleza en nosotros y no necesitamos nada más.