Forma líderes en potencia

Laura Rodríguez

Mateo 19:13-14

“Entonces le fueron presentados unos niños, para que pusiese las manos sobre ellos, y orase; y los discípulos les reprendieron. Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos”.

 

La fuerza de conquista de la iglesia está en los jóvenes y los más pequeños, así lo explica el Pastor César Castellanos en varias de sus predicaciones. Ellos son los que llenan de vida y creatividad la iglesia, y Jesús lo sabía muy bien. Por eso cuando los niños fueron presentados y sus mismos discípulos los rechazaron, Jesús nos dejó una valiosa enseñanza: “Porque de los [niños] es el reino de los cielos”.

 

El reino de los cielos parece tener esa característica, pertenece a quienes sean tan alegres, sensibles y puros como lo son los niños. Por eso es a ellos a quienes más debemos cuidar y a quienes debemos formar en el liderazgo desde su temprana edad.

 

El lugar de los niños en la iglesia es fundamental. A veces se cree que son los menos importantes y se delega esta responsabilidad a personas sin experiencia o sin mucho liderazgo, pensando que solo es una tarea de ‘cuidarlos’, ¡pero no es así! Ellos son la generación que renueva la iglesia y permite alcanzar a su generación para Cristo, son los más exigentes, pero también los más activos y con facilidad los más consagrados.

 

Ahora, cuando se trata de liderar a los niños, se debe tener en cuenta que como lo enseña la Palabra: Proverbios 22:6Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él’.

La palabra instruir viene del Hebreo חָנַך (chanak), que significa estrechar, iniciar, disciplinar o entrenar (http://www.licoc.org/Sermons/Instruir%20en%20su%20carrera.htm). Esto significa que si dedicamos tiempo de calidad para instruir a los niños, tendremos jóvenes influyentes y líderes en potencia. Nuestra tarea es instruirlos con calidad, con principios bíblicos, entender que si los formamos con fundamento y bases cristianas, entonces estaremos formando una generación que le haga frente al mundo que hoy ofrece libertinaje, rebeldía y humanismo, entre otros.

 

Por otro lado, se debe ver esta tarea con responsabilidad y dedicación, no se puede esperar resultados de inmediato si no se siembra en ellos con disciplina y la constancia.

 

Te dejo estos tips que te pueden ayudar a formar niños en su liderazgo:

 

  1. Enséñales la Palabra de Dios
    Haz que se vuelva la base de sus vidas, que cada semana puedan traer un versículo memorizado. Así estarás formando líderes que enfrenten al enemigo y al peligro del mundo.
  2. Hazlo parte de la visión
    A ellos les encanta saber que hacen parte de un equipo y que deben responder con amor y responsabilidad a las tareas encomendadas. Delega en ellos algunas responsabilidades semana a semana, estarán siempre muy dispuestos a realizarlas.
  3. Anímalos a perseverar en su llamado
    Ellos viven luchas como cualquiera y se desaniman con facilidad, por eso las palabras de aliento los levantan y motivan. Diles con frecuencia que Dios los ha escogido, que tiene un plan con sus vidas y que día a día se cumple en ellos.

 

Nuestra tarea es invertir tiempo de formación en ellos, también cabe la diversión, pero siempre con bases bíblicas que los haga fuertes y resistan el mal.