Mi experiencia en la Fiesta de los Niños 2017

Fanny Flechas

Soy pastora de la MCI Mosquera, a las afueras de Bogotá. Somos apasionados por los niños y por servirles con excelencia, amamos todas las herramientas que Pequeños Héroes tiene y las hemos usado desde el comienzo, pues son maravillosas y tienen una manera de transmitir el mensaje a los niños que no hemos encontrado en ningún otro material.

¡El año pasado tuvimos una fiesta fantástica! Pudieron asistir 400 niños y este fue el primer reto, pues si vienen niños, ¡esperamos también a sus padres! Esto significa que teníamos 1200 personas aproximadamente, así que planear con anticipación cómo íbamos a adecuar nuestras instalaciones fue fundamental.

Así mismo, el trabajo en equipo fue muy importante. Distribuimos la organización de la fiesta entre todos los líderes de la iglesia –es bastante trabajo–, porque cuando hay un equipo comprometido todo es mucho más fácil. Fue muy valioso para nuestro equipo de líderes de kids ver que toda la iglesia estaba involucrada, pues aminoró las cargas de ellos y permitió que todo fuera excelente; esto hizo, además, que el amor por la zona kids se despertara en el resto de nuestros líderes, entendieron el valor y el trabajo que tiene esta área en nuestra iglesia.

Tener el material de Pequeños Héroes fue muy útil, pues todo es muy específico, no hay espacio para la duda y sabemos que las actividades, los juegos, las manualidades y todo lo que incluye son excelentes y serán un éxito con los niños; nos ahorra mucho trabajo, ¡pues no tenemos que pensar qué ideas funcionarán! Pudimos usar las imágenes y el logo de Pequeños Héroes para hacer una cajita que llenamos con dulces y cada niño recibió a la salida. Además, es emocionante saber que muchas iglesias estamos haciendo lo mismo, que estamos en el mismo espíritu, como uno solo por nuestros niños.

 

Fue muy conmovedor ver a los niños emocionados, disfrazándose de los héroes de la Biblia. Ya no se quieren disfrazar de princesas de Disney ni de superhéroes, sino que sueñan con tener el vestido de su princesa favorita de Pequeños Héroes y los niños se identificaban con cada uno de los profetas o incluso se disfrazaban de Jesús. Por nuestra parte, como iglesia, también hicimos una inversión en disfraces, pues queríamos tener a los anfitriones disfrazados como Ester, Jesús y algunos otros. Lo maravilloso de usar el currículo, también, es que ahora los usamos para invitar a los niños a la zona kids en cada reunión, han sido de gran utilidad, así que no fue un gasto ¡sino una gran inversión! Pues, ¿quién no quiere ir a disfrutar después de ser invitado por la hermosa Sara o por el valiente Daniel?

Lo más especial de todo es ver que los niños valoran cada esfuerzo que hacemos por ellos. Por ejemplo, en casa, es diferente cuando les digo a mis hijas que vivan en santidad a cuando ellas me ven vivir en santidad. Tal vez les decimos a los niños en nuestra iglesia que son lo más importante para nosotros, pero si les damos lo más feo, ellos van a saber que realmente no son una prioridad. Durante la fiesta, cuando los niños entraban al auditorio, se sentían amados y veían el esfuerzo de todo lo que habíamos preparado para ellos. Para nosotros es una gran oportunidad, pues podemos cuidar de ellos mientras generamos principios a partir de la fiesta y de los juegos; así mismo, nos llena de alegría saber que ellos se convierten en influencia en sus colegios, pues a diferencia de los demás niños que solo los llevan a pedir dulces, ellos tuvieron diversión, juegos, enseñanza y muchos detalles atractivos.

¡Estamos ansiosos por la fiesta 2018, Jesús en el Tiempo, sabemos que será una gran bendición para nuestra iglesia, y no nos la perderíamos por nada!