Consejos para que tus hijos aprendan sobre la biblia

Santiago Rodríguez Wilches

 

“Jesús dijo: «Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de los cielos es de quienes son como ellos”. (Mateo 19:14 NVI)

Muchas veces cuando tenemos que enseñarle la Palabra de Dios a los niños olvidamos este pasaje y buscamos métodos o fórmulas que no son efectivas. De hecho, en este versículo Jesús nos enseña que la manera correcta de aprender las grandes verdades del Reino: siendo como niños.

Es muy interesante notar que Jesús nunca le pide a los niños que sean o hagan algo diferente a lo que ellos son: niños. Sin embargo en más de una ocasión si nos pide a nosotros que seamos como ellos.

La fe de un niño es pura, al igual que su corazón y su imaginación. Un niño jamás se preocupa por las deudas, por los problemas del mundo, por el sustento diario o por nada parecido, porque entiende lo que significa la paternidad, es decir, entiende la naturaleza de Dios.

Esta pureza les permite acercarse de una manera más real y genuina a las grandes verdades y estar siempre en la mejor disposición para conectarse con Dios y su Palabra.

 

Quiero motivarte para que siempre que quieras enseñarle sobre la Biblia a los más pequeños lo hagas desde la inocencia, la creatividad, la imaginación y que sobre todo, te des la oportunidad no solo de “enseñarles” sino de aprender “con ellos” y “como ellos”.

Para hoy quiero dejarte 3 tips muy sencillos que te ayudarán a conectar a los niños con la Palabra:

  • Juega con ellos y sé creativo: La mayoría de la formación de los niños pasa más por tener buenas experiencias que por el recibir buena información.

Una conexión genuina con el niño sucede cuando tu interés por su mundo es real. Si te das la oportunidad de jugar y divertirte con ellos, encontrarás en cada juego la oportunidad de sembrar valiosas semillas.

  • Sé intencional: Piensa muy bien en qué cosas quieres enseñar y en cuál sería la mejor manera de hacerlo. Por ejemplo, si quieres que tu hijo aprenda el valor del trabajo en equipo, planifiquen un proyecto juntos, una experiencia que lo lleve a esa enseñanza. Tus hijos son muy valiosos como para simplemente improvisar su formación.

 

  • Siempre busca ideas y las mejores herramientas: No es fácil para todos producir las mejores actividades, pero gracias a Dios tenemos herramientas como los blogs o el Pinterest. Siempre busca ideas nuevas que te permitan crecer.

¡A través de mis blogs estaré compartiendo actividades muy sencillas que te ayudarán a que tu hijo se conecte con la Palabra de Dios!

 

SRW