7 principios para levantar una descendencia para Dios: 1. Oración

Manuela Castellanos

La sabiduría edificó su casa, Labró sus siete columnas.

Proverbios 9:1

 

Creo que algo que todos los padres tenemos en común es que constantemente nos preguntamos ¿como podemos ser mejores padres, o ¿cual es la forma correcta de formar a nuestros hijos? Muchas veces lo que funciono con un hijo, no funciona de la misma manera con el hermanito(a).  Creo que Dios no solo nos da hijos para que los formemos a ellos, sino que también nos los entrega para formarnos a nosotros. Los hijos nos enseñan a depender de Dios, a buscarle constantemente y a ser mejores personas porque sabemos que tenemos unos ojitos muy atentos puestos sobre cada uno de nosotros y se dan cuenta de todo lo que hacemos.

 

El Proverbista en este pasaje nos habla que la sabiduria nos lleva a labrar (trabajar) en 7 columnas. Creo que para formar una descendencia para Dios se requiere labrar: esfuerzo, trabajo, determinación, metas especificas y sobre todo ser intencional a diario para poder establecer fundamentos sólidos que permitirán que levantemos hijos en el temor de Dios.

Hoy quiero compartir contigo 7 principios que te ayudaran a levantar un hogar solido.

 

1. ORACION

Escuche el testimonio de un hombre que así como Abraham anhelo levantar descendencia para Dios. George McCluskey- un hombre de oración que en las últimas décadas de su vida, este patriarca de su familia oro específicamente por el bien espiritual de sus hijos, y por los que habrían de venir. Dedicó una hora a diario para esta mision, de 11 am a 12– solo con este propósito en mente. Al final de su vida, el dijo que el Señor le había hecho un promesa muy inusual, el Señor le había asegurado que cada miembro de sus cuatro generaciones serian cristianos. 

Hoy, 80 años después, esta promesa se ha cumplido. Su bisnieto James Dobson en su libro ‘Your Legacy’ (Tu legado)  comparte como 4 generaciones de ministros se han levantado como resultado de este hombre de fe.

Podemos decir que la oración si funciona!!

Creo que ser padres es un proceso constante en el que nunca dejamos de aprender, porque siempre estaremos lidiando con esas personas que Dios nos entrego que pasaran por diferentes etapas de su vida. Los desafíos que conquistemos con ellos en la primera infancia, serán muy diferentes en la adolescencia. Siempre estaremos aprendiendo.

Y creo que el amor genuino por Dios y por nuestros hijos se debe reflejar en nuestras oraciones que elevemos a Dios por ellos. De hecho, es la mejor semilla que podemos sembrar en nuestras futuras generaciones. Me uno a la afirmación de William Law quien dijo:  “No hay nada que nos haga amar tanto a un hombre como orar por él.”

La historia nos ha demostrado que detrás de un gran hombre de Dios ha habido o una madre intercesora o una esposa intercesora que ha levantado a esa persona con sus oraciones.

Así que si eres mama y te encuentras frente a grandes desafíos te motivo a que hagas lo siguiente:

  1. Ora basado en una promesa específica que Dios te haya dado tanto para tu familia o para un hijo individualmente.
  2. Ora con fe, creyendo que tendrás recompensa del trabajo qué haces en lo secreto. (Texto)
  3. Persevera en la oración. Que impactante este hombre que se determino a todos los días orar 1 hora solamente por sus hijos, nietos, bisnieto y tataranietos sin aun conocerlo. Que gran poder cobro sus oraciones. Hoy su familia sigue cosechando el fruto de las oraciones que este hombre de fe sembró hace muchos años.

Hace unas semanas el señor me regalo esta promesa y me gustaría compartirla contigo, para que tu también te apropies, la reclames y te determines a levantarte en oración y decretar que toda tu descendencia le servirá al Señor!

“Y este será mi pacto con ellos, dijo Jehová: El Espíritu mío que está sobre ti, y mis palabras que puse en tu boca, no faltarán de tu boca, ni de la boca de tus hijos, ni de la boca de los hijos de tus hijos, dijo Jehová, desde ahora y para siempre.”

Isaias 59:21